Pero que poco espíritu…


Es algo que llevo bastante tiempo viendo, y la verdad que es algo que me desespera cada día más.

Con ese titulo quiero dar a relucir el poco espíritu que le queda a mucha gente en general, muchos han perdido el espíritu de competitividad, otros si les pasa algo ya sea bueno o malo no piensan levantar un dedo, y finalmente hay otros que por ciertas circunstancias lo han perdido completamente (es entendible hasta cierto punto).

El otro día sin ir mas lejos, me vino un chico joven de unos 14 o 15 años, y me trajo su ordenador para que le echara un vistazo. El chico me trajo el ordenador y junto a el le acompañaba su padre.

Le pregunté al padre que es lo que le pasaba al ordenador, y este no me supo contestar me dijo “habla con mi hijo que el entiende del tema”, hablé con el chico y le pregunté que le pasaba a su ordenador y este me contestó algo con lo que me quedé perplejo “no sé, me salen cosas muy raras, mira ver y arreglado que para eso le vamos a pagar”.

Con una paciencia infinita que menuda era la antigualla pero no los componentes sino por el lamentable estado en el que estaba, conseguí arrancar el ordenador tan solo para ver el siguiente aviso “se ha detectado un virus en el siguiente archivo, que desea hacer borrar el archivo SI, NO”

Y ese era el gran problema del ordenador, no les cobré porque para los 15 min. de tiempo que invertí estos me inspiraron para este articulo. Menos mal que el chico “era” entendido en el tema y le expliqué que se asustó con la alerta de su propio antivirus.

En mis tiempos (todavía no soy una reliquia) si algo se me rompía al igual que un coche siempre me han dicho “buscate las mañas para que funcione” y siempre lo he hecho y hasta ahora pocas son las veces en las que he tenido que consultar un experto de verdad en la materia.

Aún así me hizo reflexionar sobre ello, porque cuando uno trabaja por ejemplo siempre tiene ánimos para decir voy a mejorar mi situación en la empresa, o bien la de dos administrativos que luchan por superarse el uno al otro eso es espíritu de competitividad.

En las guerras siempre ha habido personas combativas que pese a las adversidades no se han venido abajo a la primera de cambio, lo que demuestra una gran fortaleza mental para “intentar prever” el siguiente paso.

En este caso concreto que he comentado del chico, yo si hubiese sido su padre y a la vista del “problema” le hubiera preguntado “prueba a darle que si o no a ver que pasa”, y en el caso de que sea malo entonces llevarlo a alguien que entienda del tema, pero no coger y a la primera darse por vencido y no intentar buscar las soluciones a los problemas.

1 Response to "Pero que poco espíritu…"

  1. shinobu says:

    esats totalmente en lo cierto, la gente ya no se esfuerza para solucionar las cosas por si mismas. "no. esque hay profesionales que pueden hacerlo"
    cosas que uno mismo en casa puede reparar! me parece increible en verdad, o como las enfermedades, uno estornuda y ya lo quieren llevar al doctor! es una exageracion, la gente se ha vuelto muy dependiente de los "profesionles" y se ha olvidado que pueden hacer cosas por ellos mismos.

Publicar un comentario

Powered by Blogger