Ogre Battle 64 Person of Lordly Caliber: memorandum


El juego en si es bastante difícil de llevar en cuanto a las decisiones que se toman, algunas de ellas no tienen efecto aparente al principio pero a la larga afectan a la trama (como la decisión de luchar con Dio al principio del juego).

Una de las cualidades que mantiene la saga es la del uso del “alineamiento”, que es lo que dirige la evolución del personaje. Esto es algo que desde anteriores entregas el público iba pidiendo a gritos que fuese más flexible, en esta ocasión lo es al incorporar objetos para subirlo o bajarlo pero es algo insuficiente.

Hay que tener en cuenta, que al entrenar este se queda invariable, y solo cambia durante encuentros aleatorios o siguiendo con la historia. Si se sube demasiado el nivel entrenando, tus personajes tienden a volverse todos caóticos al seguir con la trama, y ya cuesta bastante hacer un equipo con alineamiento neutral o bueno.

Mi recomendación es llevar un equipo de cada, es decir el equipo de Magnus por ejemplo llevarlo con unos niveles más de la cuenta, otro equipo que tenga bastantes menos niveles de a los que puedas enfrentarte en la siguiente misión, y otro que solo vaya a la par con la trama.

De esta manera nos aseguramos, de que al liberar los fuertes podemos liberar la mayoría de ellos sin tener que capturarlos. Cabe destacar que el juego en si trata sobre como liberar el pueblo del yugo de los que tienen el poder, pero pasa lo siguiente: si conquistas un fuerte, estas imponiendo tu voluntad sobre ellos lo que sube tus “chaos frame”, en cambio si liberas un fuerte estas ayudándoles a liberarse de su opresor por lo que bajan tus “chaos frame”.

Esto nos llevara a uno de los seis posibles finales del juego, además en todo momento esto llevara a que los personajes se nos unan o nos rechacen por completo, como por ejemplo los de Zenobia que dependiendo de cómo lo llevemos, se nos pueden unir o se pueden burlar de Magnus, al ver que solo cumple ordenes ciegamente.

También podemos darnos cuenta de cómo lo estamos haciendo, en vista de los personajes que se nos han unido o de lo malvado que llega a resultar Yumil. A lo largo de la trama se nos ofrecen varias alternativas en los caminos a elegir, por lo que suele ser recomendable guardar y probar ambas rutas para ver un poco que ocurre antes de decidirse.

Volviendo al sistema de “alineamiento”, las clases disponibles vienen determinadas por las estadísticas del personaje y por el alineamiento. Si por ejemplo un personaje es Knight y puede ascender a Paladín, no tiene sentido seguir haciendo entrenamientos con el caballero ya que el otro en cada nivel que suba otorga una mayor bonificación de estadísticas.

Pero en muchas ocasiones, como ese ejemplo en concreto no nos dejara cambiar de clase si nuestro alineamiento no es el correcto, en este caso tienes que ser bueno para poder cambiar a dicha clase.

A veces suele ser mejor esperar un poco a tener pergaminos de disciplina y urnas del caos antes de seguir mejorando un personaje, así nos aseguramos que sea lo más optimizado posible. Los cambios de clase, algunos de ellos solo ocurren en medio de la trama, como los dragones por ejemplo o los personajes principales al seguir avanzando en la historia. Esto para mi es una pega que le encuentro, porque de alguna manera te obliga a seguir con la aventura oponiéndose en cierto modo a que subas nivel entrenando sin parar.

En cuanto al sistema de batalla, yo hubiese puesto que el jugador controlase las acciones de los personajes, ya que la inteligencia artificial hace un poco lo que quiere. Los combates no pasan a durar mucho ya que, en algunas ocasiones se ralentiza un poco si nos enfrentamos a 5vs5 con distinta clase, equipo etc.

Si lo comparamos a su antecesor, uno echa en falta las decisiones radicales como “matarles a todos” o “salvémosles las vidas”, eran bastante más radicales y tenían efectos drásticos en la trama llevando incluso al enfrentamiento con algunos aliados si seguíamos el otro camino. Por ese estilo lo único que se le parezca es cuando nos enfrentamos al padre del protagonista.

El juego brinda pequeños guiños a su antecesor como la clase Princess (la de Kachua Powell del anterior episodio) o el Lich en honor en mi opinión al nigromante Nybbas. Para los seguidores de la saga, muchos recuerdan personajes como Lance (ambos), Haborym, Nybbas o el mismísimo Canopus, en este yo personalmente me quedo con Vad, Carth, Baldwin y Biske.

Un último detalle que me viene a la mente es la clase Diana, que me recuerda mucho a la clase de Sabina en Vandal Hearts.

0 Response to "Ogre Battle 64 Person of Lordly Caliber: memorandum"

Publicar un comentario

Powered by Blogger